Perros y Montaña, algunos consejos prácticos


Hacer una excursión con tu perro o perros por el monte sin duda es una de las mejores experiencias que hay en la vida. El hecho de verlos disfrutar mientras recorremos bellos parajes no tiene precio.
Para que esta experiencia sea del todo satisfactoria y no tengamos problemas o sustos, lo mejor es tener en cuenta unas consideraciones:


1-Todos los perros provienen del lobo gris, pero la especialización que tras miles de años hemos provocado en sus cruces hace que exista gran variedad de razas con características diferentes. Es importante que conozcas a tu perro para prever ciertos comportamientos ante entornos salvajes. Por ejemplo, si tu perro es de genética de caza (braco, bretón, pointer...), va a ser muy difícil que si ve un animal salvaje o de granja no se vaya detrás de él, por lo que tal vez haya momentos en los que lo tengas que atar. Si se va lo normal es que vuelva a los pocos minutos, eso si, si no se desorienta o tiene algún problema con la presa, ataque de un jabalí acorralado por ejemplo.


2- Los perros soportan el calor peor que nosotros, regulan su temperatura por boca , patas y orejas, no sudan, así que hemos de tener cuidado cuando las temperaturas son altas e ir provistos de agua para que beban, en caso de que no haya fuentes o ríos por el camino. Si tu perro se tumba y se para mientras jadea deja que descanse ya que estará disminuyendo su temperatura corporal para evitar el colapso.
Los perros soportan mejor el frío estando en movimiento que el calor, por lo que deberíamos tomar medidas para ellos  solo en casos de temperaturas muy extremas (menos de -10º). Si es una raza proveniente del frío como los Huskys no deberemos tomar medida ninguna



3- Adapta las rutas a la fisionomía de tu perro. No vas a llevar a un perro de 50 kilos a una ruta con trepadas , ni hacer andar a un Chihuahua 25 kms ( aunque lo podría hacer, no es recomendable ).  También ten en cuenta el daño que pueden sufrir en las almohadillas por terrenos muy pedregosos y afilados, sobre todo perros que no estén acostumbrados y perros pesados.


4- A los perros les puede quemar el sol en zonas con poco pelo, como en los belfos, párpados, o calvas que pueda tener por heridas o por estrés. Tenerlo en cuenta si la exposición al sol es muy prolongada en Primavera o Verano.

5-Ten en cuenta si en la ruta pueden existir puntos en los que el perro no pueda avanzar por si sólo y tengas que cogerlo en brazos, por ejemplo ante una escalerilla o en caso de pendientes muy pronunciadas en descenso, ya que no tienen la habilidad de un humano o de un felino.




6- Ten cuidado con la procesionaria, principalmente a finales de Invierno y principios de Primavera. Es una oruga que vive generalmente en los pinos ( se ven los nidos en las copas, son como pelotas de telilla blanca ), y que provoca necrosis en lengua si el perro la prueba.

7- El sentido de la orientación del perro y su olfato te pueden ayudar a retomar un camino o a buscar la salida de una zona boscosa cerrada, tenlo en cuenta por si te pierdes o no ves posibilidad de avanzar por la maleza. En ese caso suéltalo si lo llevas atado y síguelo.




Recojo a tu perro o perros en tu domicilio y me los llevo al monte, devolviéndotelos por la tarde cansados y felices, te lo agradeceran enormemente ya que también socializarán con otros perros.

En el siguiente blog os podéis descargar y descubrir rutas de senderismo aptas para perros:



No hay comentarios:

Publicar un comentario